Durante el fin de semana, cuatro jóvenes fueron detenidas por policías y preventores en Ciudad, presuntamente de manera arbitraria (ver video al pie).

Aseguran que quisieron requisarlas sin presencia de ninguna uniformada mujer, a lo cual se resistieron, tras lo cual fuero subidas a un móvil policial y pasaron el fin de semana en un calabozo de la Comisaría Tercera, de la capital mendocina.

La situación fue denunciada por Correpi y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), quienes convocaron a presionar en las afueras de la comisaría para que las chicas fueran liberadas, lo que ocurrió finalmente cerca del mediodía de este domingo -a una de ellas la habían soltado pocas horas antes-.

La detención ocurrió en la madrugada de ayer sábado. “Detuvieron en la calle a cuatro pibas que mediante violencia y golpes, policías hombres las subieron al móvil AE 341 ZD y las trasladaron a la comisaría 3° calle Rioja 1252 Mendoza”, denunció Correpi.

Las damnificadas son Débora Judith Barroso, Jennifer Pérez, Micaela Guiñazú y Karen De Castro.

Barroso fue la primera en ser liberada, sin imputaciones, a las demás chicas las imputaron “por daños y resistencia a la autoridad. Al momento de detenerlas las querían poner contra el móvil de Preventores, ellas se negaron, además porque eran todos policías hombres. Para meterlas al móvil las golpearon. En Sanidad no les hicieron la constatación de las lesiones. Hoy (por este domingo) las vio el forense”, precisó al portal Explícito Eliana Ocaña, de Correpi.

“Las compañeras fueron agredidas por policías masculinos, provocadas por preventores, y no se sabe cuándo las van a liberar, ni cual es el motivo de la detención y retención”, indicó a su turno FOL.

“Para requisar o para subir al móvil siempre tiene que haber una mujer. Además que la requisa siempre tiene que ser cor orden judicial, y esas dos cosas nunca pasan”,  agregó Ocaña.