Inicio / LOCALES / OPINIÓN | Salud y economía: el dilema de por dónde seguir y qué priorizar

OPINIÓN | Salud y economía: el dilema de por dónde seguir y qué priorizar

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1585245410448IMG_5857.jpg

De acuerdo con algunas versiones periodísticas cercanas a la presidencia de Alberto Fernández, la cuarentena obligatoria, aunque con algunas flexibilizaciones más que las que se conocen, se podría extender hasta el 24 de mayo. Si esto, finalmente, llegara a confirmarse, algo que debería producirse el 10 de mayo, que es la fecha en la que debiese estar finalizando la actual etapa del confinamiento, pondría bajo un estado de incertidumbre y de angustia a muchos, pero, en particular, a más de la mitad de los mendocinos, que han confesado sentirse, algunos de ellos no tolerantes a una extensión de las restricciones y otros proclives a no aceptarla más allá de la segunda quince de mayo.

Ese estado de humor de los habitantes de la provincia fue revelado por un trabajo de opinión que llevó adelante la encuestadora Martha Reale durante los últimos días del mes de abril, entre el 24 y 29. El trabajo social no sólo está demostrando cierto hartazgo generalizado por el encierro, sino, precisamente y por sobre todo, mucha incertidumbre y preocupación por la situación económica que se les presentará a todos una vez que se vuelva a la actividad tras casi dos meses de la nada misma en todo sentido, si es que, finalmente, se confirma el objetivo de los epidemiólogos de que se mantenga el actual estado de situación para extender el achatamiento de la curva de contagios del coronavirus.

Hasta ahora, tanto el gobernador Rodolfo Suarez como, particularmente, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, conservan un altísimo nivel de aceptación por la manera en la que conducen al Estado en medio de la pandemia. Los números relevados por Reale dan cuenta de ello: más de 62 por ciento para el caso del gobernador y casi 61 por ciento para el presidente. Es un nivel de aprobación enorme, si se quiere, en un contexto en donde todos los índices parecen ir para abajo, particularmente los económicos, con la única excepción, claro está y según parece, de los casos de contagiados por el COVID-19, que se están dando con un ritmo controlado para lo que puede llegar a soportar el sistema del servicio de salud, tanto público como privado. Tanto es así que las clínicas, y no sólo en el orden del ámbito provincial, sino que la misma proporción se traslada a la nación, se encuentran sólo a 30 por ciento de su capacidad ocupada. Un hecho que saca a la luz, además, otro fenómeno en estudio: no sólo la gente se ha enfermado menos por estar encerrada, evitando la propagación de las patologías respiratorias comunes de todos los años y de esta época del año, sino que los casos de coronavirus no son los esperados, muchos menos que los que se había vaticinado para este momento.

En una semana se sabrá, finalmente, qué caminos tomará el Gobierno nacional y el propio que se asumirá en la provincia luego de que Suarez, en las próximas horas, defina junto con los intendentes el rumbo cuando se cumplan los primeros siete días de una apertura restringida del comercio fuera del Gran Mendoza y las salidas de esparcimiento de una hora diaria en toda la provincia. Pero la presión para ir hacia una etapa de mayor libertad de movimientos va en aumento a medida que pasan los días y, por supuesto, mientras más se agudiza la malaria económica. Una situación de malestar y de mucha preocupación que se ha ido profundizando por muchas razones, pero, en particular, porque la ayuda estatal resulta insuficiente para los que la reciben y porque, decididamente, no ha llegado para otros tantos.

Según el estudio de Reale, un poco más de 86 por ciento de los mendocinos consultados aprueba la gestión oficial de la crisis que ha llevado adelante Suarez, mientras que 78 hace lo propio, pero a nivel nacional por Fernández. Con lo que está claro que el miedo a lo desconocido, al contagio de una enfermedad inesperada y para la que no hay vacuna todavía, ha calado hondo en cada uno de los habitantes. Sin embargo, y a la vez, la misma ciudadanía comienza a reclamar un accionar integral, esto es que no sólo se combata la peste, sino que se permita que aparezcan las respuestas a las demandas económicas que no son otras que, al menos, se encienda el motor de lo poco que estaba en pie de una economía argentina muy depreciada.

Casi 65 por ciento de los encuestados ha confesado tener incertidumbre sobre su situación económica actual y futura; 8 por ciento dice que es desesperante, mientras que otro 61 por ciento, además, la califica de preocupante.

Como todas las últimas desde que arrancó el confinamiento obligatorio en el país, allá por el 20 de marzo, la semana será clave para definir los próximos pasos de las gestiones envueltos por el coronavirus. La diferencia con las otras, quizás, es que ahora, como nunca antes, los gobernantes comienzan a percibir la presión sobre sus espaldas por el desastre económico que ha generado el confinamiento producto de la pandemia. Será interesante aguardar los anuncios y observar qué, en definitiva, será lo que se terminará priorizando, cuando para muchos debió ser una cuestión integral y nunca una confrontación entre salud y economía, como así lo eligieron tanto Fernández en la Nación como Suarez en Mendoza.

Fuente: www.elsol.com.ar

Compruebe también

CON UN ENORME Y LLAMATIVO CARTEL TUPUNGATO RECIBIRÁ A TURISTAS, QUIENES TENDRÁN UNA PARADA OBLIGADA PARA LLEVARSE UNA FOTOGRAFÍA EN UN LUGAR INIGUALABLE. 

Hablar de Tupungato, es sinónimo de hablar de turismo y con los años ese concepto …

INMINENTE: Aseguran que el Gobierno anunciará el CIERRE TOTAL de actividades

«El viernes el Gobierno nacional comunicaría un cierre total de actividades por 15 días, se …

Dejanos tu comentario