Inicio / NACIONALES / ¿Es posible “dolarizar” o una “neo convertibilidad”?

¿Es posible “dolarizar” o una “neo convertibilidad”?

Por Rodolfo Cavagnaro

Esta se semana se instalaron varias usinas de rumores, propias de tiempos de incertidumbre. Así como volvieron a sonar nombres de posibles ministros, apareció, nuevamente, la posibilidad de dolarizar la economía.

 

Este tema se había debatido en ocasión de la crisis de 2002 y se había descartado, pero el destacado economista Guillermo Calvo volvió a instalarlo al decir “dentro de un tiempo deberemos debatir seriamente la posibilidad de dolarizar la economía”. Pero fue un asesor del Tesoro de EE.UU., Larry Kudlow, quien afirmó que “estamos trabajando con el FMI para encontrar una solución parecida a la que Argentina usó en los ´90 (convertibilidad).

El gobierno negó estar negociando esto y hubo voces críticas de muchos economistas. Estas alternativas aparecen para eludir un tema fundamental: la negativa de la clase política argentina a bajar los gastos del Estado. En principio, dolarizar no parece una alternativa válida ya que es un sistema muy rígido y el país quedaría sometido a la política monetaria de la Reserva Federal de EE.UU.

 

 

La misma está basada en su política interna y para que sea provechosa nuestra economía debería tener los niveles de inversión y productividad de la economía estadounidense. Además, para hacerla posible sería necesario modificar la Constitución Nacional para imponer como moneda nacional al dólar estadounidense y no es fácil reformar la Carta Magna.

En cuanto a la posibilidad de instalar un sistema de convertibilidad, solo haría falta una ley del Congreso, pero antes habría que hacer docencia entre los ciudadanos. Muchos quedaron muy golpeados por la vieja convertibilidad pero, en realidad, lo dañino fue la paridad fija 1 a 1. Se podría haber modificado la paridad y mantener las reglas. Estas reglas, muy rígidas también, prohíben al Banco Central emitir moneda sin una contrapartida de divisas que hayan ingresado.

 

 

Este sistema exige que haya muchas reservas y, además, las mismas no se pueden usar para hacer pagos ya que es una obligación del Tesoro, lo que implicaría no solo no tener déficit sino que, además, haría falta tener un fuerte superávit para hacer frente a las obligaciones. Para tener este sistema, el requerimiento sería de un ajuste fiscal mucho más severo que el que actualmente genera polémicas.

Cualquiera de los caminos sería mucho más duro que cambiar en forma sistemática la estructura de gastos políticos e innecesarios que se registran en la Nación, provincias y municipios. Esto permitiría bajar impuestos y reactivar la economía. Las demás cosas son solo medidas de escape en un laberinto encerrado.

Fuente: radiomitre.cienradios.com/Mendoza

Compruebe también

Así es el protocolo sanitario que se aplicará para la vuelta de los micros de larga distancia

Capacidad de pasajeros reducida, menos frecuencias, sin catering ni frazadas, se eliminan las paradas intermedias …

Una diputada pide que se aprueben los ensayos clínicos del dióxido de cloro

Se trata de Mónica Frade, de la Coalición Cívica, quien sostuvo que ingiere la sustancia …

Dejanos tu comentario