Inicio / LOCALES / El trasfondo de un fin de semana agitado en Mendoza

El trasfondo de un fin de semana agitado en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1535891591399WhatsApp%20Image%202018-09-02%20at%2009.32.26..jpg

Quién está detrás de los ataques organizados a supermercados. El fracaso de la idea de gradualismo y del supuesto mejor equipo de los últimos 50 años.

Alguien en Mendoza deberá esbozar una coartada para explicar los hechos de las últimas 48 horas. En medio de los ataques a supermercados e intentos de saqueos en diferentes puntos de la provincia, aparecieron huellas que parecieran llevar un mismo sello. El Gobierno tiene una cadena de indicios, pero tampoco quiere salir a romper con todo y hacer una acusación abierta. No es un buen momento político en el país como para, encima, generar una crisis institucional.

Habrá que ver cómo se mueve la Justicia. Entre viernes y sábado hubo casi 70 personas aprehendidas por los desmanes. Todos fueron llevados a dependencias judiciales y policiales por averiguación de antecedentes y medios de vida. Algunos fueron liberados a las pocas horas. Otros, quedaron vinculados directamente y les cabe la imputación legal de “robo agravado en poblado y en banda”. Porque fue eso: un robo. Ni justicia social ni necesidades. Fue delincuencia.

 

 

A ese número se le suma una lista que personas investigadas como instigadoras a través de las redes sociales. Del total, varios están relacionados con un mismo grupo. Entre ellos, aparecieron nombres muy cercanos a legisladores de renombre en la provincia.

Además, se detectó a través de un perfil de Facebook una convocatoria para ir a saquear supermercados en la zona del oeste de Capital, precisamente uno de los puntos álgidos del sábado. El posteo fue hecho por una chica unas horas antes del caos que obligó a pelotones de combate de la Policía de Mendoza a desplegarse en el barrio San Martín.

Con una hora de diferencia a la arenga para ir a saquear, la chica del perfil también publicó una foto de una supuesta reunión de una agrupación que pendula ideológicamente de extrema izquierda a extrema derecha. Enterada, borró todo. La capturas de pantalla están guardadas.

Por la noche, un video mostraba cómo uno de los carritos con mercadería que había sido robado del Carrefour de Tupungato (el departamento más alterado de este sábado) era guardado en un local que, según los investigadores, es de un allegado a un concejal.

Se trató de una especie de desembarco organizado. Las imágenes muestran casos en que los agresores llegan y se van en camionetas. “Eran unas 4×4”, manifestaron testigos que relataron lo que pasó en un Átomo de San José.

Viernes y sábado, los episodios sucedieron de manera simultánea de diferentes lugares. El primero, como cabecera de playa, ocurrió en Luján de Cuyo, bastión del intendente Omar De Marchi, el hombre fuerte que tiene Mauricio Macri en Mendoza y que la semana pasada había estado asomando la cabeza en los medios nacionales con una fuerte crítica al kirchnerismo por las causas por corrupción.

La hipótesis es que quien ideó el plan de ataques a los súper lo hizo desde la lógica nacional, con más intención de exponer al macrismo que a la gestión de Alfredo Cornejo.

Dato desolador: el DNI de la mayoría de los aprehendidos empieza con 44 millones. Son chicos tienen entre 15 y 16. Muestra que, desde que nacieron, todas las políticas fracasaron, más allá del sanata revolucionaria.

El fantasma a nivel nacional apareció junto con la exposición mediática que volvió a tener Eduardo Duhalde, que pasó a la historia argentina como el presidente normalizador tras la crisis del 2001, pero el instigador en las sombras de la hecatombe que terminó con el gobierno de Fernando De La Rua. En una asociación libre, su nombre y la palabra saqueo van de la mano.

De todos modos, el peronismo/kirchnerismo no es responsable de este momento del país. Se lo puede acusar de haber dejado al Estado al borde del abismo por una gestión que apuntaba al relato nacional y popular con prácticas que honraban al capitalismo de amigos, pero la realidad es que desde el 10 de diciembre de 2015 Mauricio Macri y el supuesto mejor equipo de los últimos 50 años no han encontrado la salida.

La disparada del dólar en la semana fue consecuencia de un hartazgo de los llamados “mercados”. No son más que grandes inversores a nivel mundial que hacen lecturas de los hechos. Se mueven por sensaciones y por olfato. Y cuando uno tira la toalla en un país, el resto lo sigue. Algo de eso sucedió.

Quienes apostaron sus millones de dólares a que Argentina se iba a normalizar desde el punto de vista social, institucional y financiero, entendieron que a casi tres años de gestión poco de eso ha ocurrido. La inflación es una de las más altas del mundo, eso impide el desarrollo social y los ajustes para reducir el déficit fiscal se hicieron a medias.

Esa es la génesis: los gastos son muchos más altos que los ingresos. Y a nadie le gusta financiar una deuda. Mucho menos, cuando no se ve evidencia concreta de recuperación y, como si fuera poco, el movimiento político que había espantado a esos capitales durante años, comienza a reagruparse a pesar de los escándalos de corrupción.

Lógica pura: agarrar esos dólares, recuperarlos al precio que sea e irse. En pocas palabras, así se explica Argentina hoy.

“Hicieron todo mal”. La frase es coincidente y sale de la boca de economistas y agentes financieros de diferentes ideologías. En ese punto, están todos de acuerdo. También entienden que la crisis es política, y que faltaron decisiones que, si bien eran drásticas, había que tomarlas. Era resetear el Estado, volverlo a cero y establecer un punto de partida.

Eso no ocurrió por varios motivos; sobre todo, porque esta tan sobredimensionado el empleo público, que se corría el riesgo de hacer una barrida y subir los índices de desocupación a niveles históricos. Lo mismo con las tarifas y la quita de subsidios.

Se usó la idea de gradualismo. En práctica fue quedarse en el medio del río ante una inminente crecida y sin salvavidas. Había dos opciones: o se hacía un ajuste crudo, duro y sin sensibilidad social, o se intentaba seguir la corriente e ir corrigiendo sobre la marcha. Ni una cosa ni la otra.

La situación en las universidades nacionales sirve de ejemplo. En medio de la crisis, todavía están vigentes miles de contratos de personas que trabajan en otras dependencias, pero que facturan a través de esas casas de estudios. No son ni ñoquis; son profesionales que cumplen tareas importantes y que tienen que soportar seguir como “pasantes” a pesar de estar trabajando hace años en diferentes organismos. Solamente tuvieron la mala suerte de caer al sistema de precarización laboral ideado por el kirchnerismo y manejado por Julio De Vido para financiar el clientelismo y la militancia rentada. En ese esquema cayeron justos y pecadores. Y en tres años no se resolvió.

Se cayeron entonces varios mitos. Primero, que Macri tenía llegada al empresariado por haber crecido en ese ambiente. Error: en este caso, el dinero puede más que la amistad. Segundo: los CEO’s que formarían la primera línea de la toma de decisiones eran expertos en la relación con los mercados. Error, de nuevo.

El Gobierno amagó a darle batalla a la mafias sindicales, pero llegó hasta ahí. Eso también quebró la relación con los gremios. Los mismos que se mostraron con Macri antes de la definición con Daniel Scioli, ahora volvieron a enarbolar las banderas del PJ.

Por eso la reacción es más esperada desde lo político que desde lo económico. Por eso piden la cabeza del jefe de Gabinete Marcos Peña o al menos las de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Y por eso hay quienes exponen que es tiempo de los Frigerio y los Monzó.

El objetivo ya no es la reelección. Cambió. Ahora la premisa es llegar.

Fuente: www.elsol.com.ar

Compruebe también

Denunció que su ex pareja abusó de su hijo de 10 años y le provocó una desnutrición crónica

Gilda Morales denunció que la Fiscalía de Instrucción de Jesús María obligó a su hijo …

Femicidio en Salta: asesinaron a una adolescente de 15 años de un disparo en la cara

Fue encontrada en un canal de desagüe de la localidad de Salvador Mazza, en la …

Dejanos tu comentario