Inicio / INTERNACIONALES / Dictadura Sanitaria en Australia: ¿Qué está pasando en la cuarentena más brutal del mundo?

Dictadura Sanitaria en Australia: ¿Qué está pasando en la cuarentena más brutal del mundo?

 

¿No tenés barbijo? Preso. ¿Protestas pacíficamente contra la cuarentena? Preso. ¿No te vacunaste y queres ir a trabajar? Preso. Australia ha descendido en un Estado policial donde el coronavirus ha pasado a un segundo plano y lo único que importa es refinar el poder de control estatal.

La policía antidisturbios dispara balas de goma contra manifestantes. Los perros rescatados son sacrificados para evitar que los voluntarios viajen a recogerlos. Toques de queda nocturnos y una hora de ejercicio al día. Límites de salida de cinco cuadras. Soldados patrullando los suburbios para hacer cumplir la cuarentena. Personas arrestadas por andar sin barbijo. Campos de concentración para los que dan positivo.

Esta es la “nueva normalidad” de Australia, uno de los países más liberales del mundo hasta este año. “Totalitarismo”, dice Tucker Carlson. “Australia ha perdido su mente”, argumenta Ben Shapiro. “Si invadimos Australia seremos recibidos como libertadores“, ironiza Jack Posobiec. “Por qué seguimos manteniendo relaciones diplomáticas con este país”, se pregunta Ron DeSantis.

¿Covid-19 realmente ha convertido una de las democracias más antiguas del mundo en una dictadura de salud distópica? Nos adentraremos en un país que se ha convertido en tiempo récord en una dictadura, no porque haya habido un golpe de Estado o una rotura del orden constitucional, si no porque el gobierno democráticamente electo ha decidido descender en el autoritarismo absoluto.

Primero, entendamos mejor la crisis actual. Australia ha sido víctima tanto de su éxito como de su fracaso en la lucha contra el virus chino. Australia ha tenido solamente 1.290 muertes por Covid desde que empezó la pandemia. Con una población de 26 millones de personas, esto quiere decir que hubo tan solo 5 muertes cada 100.000 personas. Claramente, no existe tal cosa como una crisis sanitaria en Australia.

Sin embargo, las autoridades argumentan que han logrado mantener estos números tan bajos debido a las estrictas medidas sanitarias que implementaron, con total desprecio de los derechos humanos y las libertades civiles de sus ciudadanos. Pero para los gobernantes de Australia, el fin sin dudas justifica los medios.

El aplanamiento de la curva fue tan exitoso a principios de la pandemia, que impulsó la transición a la estrategia de “Covid cero”. El gobierno australiano actualmente está en manos del Partido Liberal, del derechista Scott Morrison. A pesar de su constante argumentación en favor del respeto de las libertades individuales, Morrison se dejó guiar por las encuestas y por un relato construido por los medios, y con el objetivo puesto en el “Covid cero”, le dio todo el poder a los gobiernos regionales para que sometan a la población a dictaduras sanitarias.

En teoría, Morrison no ha sido responsable más que de cerrar las fronteras nacionales desde marzo del 2020. Pero su gobierno ha avalado las peores atrocidades ejecutadas por los mandatarios locales, e incluso ha movilizado al Ejército Nacional para que apliquen las restricciones decretadas por los gobernadores.

El centro de esta distopia es el Estado de Victoria, donde se ubica Melbourne, la segunda ciudad más importante del país. Mientras en otras partes del país el Covid es cosa del pasado, incluso habiendo abierto los cines, teatros y estadios de fútbol, en Melbourne están viviendo una realidad que solo se ha visto en China.

Hace dos meses que Melbourne está bajo cuarentena total. La gente no puede ir a trabajar excepto profesional esencial, las líneas de transporte público están controladas estrictamente por el Ejército para que no se suba nadie que no sea esencial. Los policías hacen visitas diarias a las personas para confirmar que no estén violando la cuarentena, y la ciudad se ha convertido en un pueblo fantasma. Todo esto mientras un 70% de la población ya está vacunada.

Aún así, Melbourne informó este jueves 1.438 casos nuevos de Covid, el número más alto desde que empezó la pandemia. ¿Cómo puede ser que semejante cuarentena no frene la transmisión del virus? En Argentina se habló mucho de que los casos subían a pesar de la cuarentena extrema porque la Policía apenas si controlaba y la gente no respetaba las medidas autoritarias del gobierno. Pero esto no está pasando en Australia, donde se calcula que el grado de cumplimiento de la cuarentena es del 98%.

Claramente la vacuna no inmuniza contra la variante Delta. Pero más allá de eso, la moraleja de esta historia es que la cuarentena no sirve para lograr el objetivo de “Covid cero”. Las personas recluidas no desarrollan sus sistemas inmunológicos, y la inmunización de rebaño queda anulada completamente.

Marchas en contra y una población de ovejas

Si bien hay marchas en contra de la cuarentena prácticamente todos los días, con una Policía brutal que golpea y arresta a los manifestantes, que son luego imputados como terroristas por estar en una “emergencia sanitaria”, la gran mayoría de la población apoya estas medidas restrictivas.

A pesar de toda la locura estatal, Australia sigue siendo una democracia, y si realmente hubiera una mayoría absoluta en el Estado de Victoria que se oponga a estas restricciones, no habría manera de frenarla. Pero no la hay.

Varias elecciones estatales entre 2020 y 2021 han dado cómodamente la reelección a candidatos con propuestas de actuar con todavía más dureza contra el Covid. En Victoria, donde gobierna el Partido Laborista de izquierda, las encuestas sugieren solo una pequeña caída en el apoyo, no lo suficiente desbancar a la administración, mientras el consenso del oficialismo y de la oposición es que la cuarentena es buena.

La realidad es que, a pesar de tener un altísimo índice de libertad, Australia simplemente no posee ni nunca poseyó una veta libertaria tan fuerte como hay en, por ejemplo, Estados Unidos. A pesar de todas las bromas sobre haber sido una “nación de convictos”, los australianos siempre han sido mucho más estatistas y en deuda con la autoridad que los estadounidenses.

El síndrome de Fauci – que en Argentina conocemos como el síndrome Pedro Cahn – también es fuerte en Australia: los expertos en salud y los burócratas han obtenido una fama, poder e influencia sin precedentes, y continúan siendo uno de los principales impulsores de las restricciones más ridículas. El sector de científicos y becarios que cada vez depende directa o indirectamente más de los contribuyentes ha sido bien cuidado durante la pandemia, y ellos han cumplido su parte recorriendo los medios y hablando en favor de un Estado totalitario que evite todos los contagios.

Es solo una minoría de australianos que están desesperados por el aislamiento, los encierros, las restricciones de viaje y la desaparición de sus medios de vida. Las industrias de servicios, en particular la hotelería, han sido las más afectadas por los cierres forzosos y otras restricciones, y se argumenta que si no fuera por las ayudas estatales, colapsaía completamente.

El grifo abierto del dinero federal ha permitido a los gobiernos estatales, en su mayoría en manos de la oposición de izquierda, llegar a los extremos; en cualquier caso, la circunscripción de los pequeños distritos de derecha es la que más está sufriendo. Pero la economía continúa avanzando, mientras la impresora de dinero en Canberra produce decenas de miles de millones para sostener la casa de papel.

Los “casos aislados” de brutalidad policial en Australia

Compruebe también

Las nuevas normas para ingresar a Estados Unidos desde el 8 de noviembre

Las nuevas normas para ingresar a Estados Unidos desde el 8 de noviembre

El país aplicará nuevas medidas para los viajeros y turistas extranjeros vacunados que deseen ingresar …

El misterio que reveló el rescate de un ex Los Fabulosos Cadillacs y un náufrago

El misterio que reveló el rescate de un ex Los Fabulosos Cadillacs y un náufrago

Entre los dos rescatados por Prefectura aparece «Naco Goldfinger», uno de los fundadores de Los …

Dejanos tu comentario