Diario UNO

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, dijo que agosto es uno de los escenarios posibles en que se trabaja con las provincias para el retorno a las aulas, pero que esa resolución “no es una decisión educativa, sino epidemiológica”, y será cuando se “logre minimizar los riesgos de circulación” del coronavirus y “disminuir las posibilidades de contagios”.

Para la vuelta a las clases presenciales, se analizan ciertos cambios, como la división de los cursos en dos para respetar el distanciamiento social de 2 metros y el aprendizaje será mixto, es decir, se combinará la enseñanza virtual. En todos los casos, los docentes recibirán los elementos de protección necesarios para poder trabajar de manera segura.

En relación al dictado de clases en dos tandas, se evalúa que un primer grupo asista en horario normal los lunes, los miércoles y los viernes. Y el otro grupo, los martes y jueves. Cada semana alternarían para que la asistencia en días sea igual para todos.

Ya está prácticamente resuelto que el regreso será escalonado: se les dará prioridad a determinados cursos (1 y 2 grado, y los últimos de primaria y secundaria) ya que se ha evaluado que serán los alumnos que tendrán más dificultades en el cierre del año. Esto porque los primeros se encuentran en la etapa de alfabetización y los últimos teniendo en cuenta su paso al nivel universitario.

El Ministerio de Educación lanzará una plataforma nacional que integrará las distintas herramientas que utilizan las provincias y reactivará la entrega de dispositivos para los alumnos vulnerables, que en una primera etapa empezará con 20 mil notebooks.

El funcionario nacional, en declaraciones formuladas a canal 12 de Córdoba, sostuvo que el regreso físico a las aulas va a ocurrir “cuando logremos minimizar los riesgos de circulación del virus, y se cumplan los protocolos que vamos a tener que llevar a las aulas para disminuir las posibilidades de contagios”.

Desde el Gobierno trabajan en un programa específico que abarcará a todos los niveles del Estado –nacional, provincial, municipal– para identificar a los chicos que quedaron excluidos y volver a traerlos a la escuela.

De todas maneras, Trotta calificó como “muy auspiciosos” los resultados de las modalidades de trabajo que se adoptaron desde el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del Covid-19 desde el 20 de marzo.

“Ha existido un enorme compromiso para llevar las escuelas a nuestros hogares” por parte de la comunidad educativa y de las familias para garantizar la continuidad pedagógica, remarcó Trotta.

Al respecto, detalló que los últimos datos reflejan que “casi el 90% de nuestros estudiantes han generado el vínculo con el maestro” por intermedio de las distintas herramientas virtuales dispuestas durante la etapa de cuarentena.

En ese contexto, añadió que desde su cartera, y en coordinación con las provincias, se ha desarrollado una agenda en parte analógica -para aquellas localidades con inconvenientes de conectividad de internet- con 14 horas de televisión educativa por día, intentando recrear el trabajo en el aula, y lo mismo se hizo con más de 150 radios que transmiten contenidos educativos que incluyen más de 20 millones de cuadernos con ejercicios.

El ministro agregó que se está dialogando con todas las provincias para analizar la trayectoria educativa de los estudiantes a los efectos de resolver la modalidad que se va a adoptar para alcanzar los 14 años de la educación obligatoria.

Los ejes temáticos principales de las deliberaciones pasan por la solución que se va a dar a los alumnos que terminan el secundario. En ese sentido adelantó que se está estudiando la posibilidad de “diseñar un módulo específico, presencial, que puede ser entre febrero y abril del año próximo para garantizar ese cierre” del ciclo secundario para que puedan acceder al nivel superior y universitario.

Fuente: diariouno.com.ar