Todo dependerá de lo que dicten los infectólogos y la última palabra la tendrá el Ejecutivo Nacional, pero mientras el país aún se encuentra en etapa de aislamiento social desde varias áreas del Gobierno ya se van conformando protocolos que sirvan a la hora de flexibilizar la cuarentena.

La actividad física en espacios públicos o privados destinados para tal fin, actualmente se encuentra prohibida. A pesar de los reclamos a los que hizo referencia el presidente Alberto Fernández en la última conferencia de prensa, finalmente, no hubo ningún tipo de medidas que permitieran salir a la vía pública para ejercitarse.

Tal como lo anunció el mandatario, la cadena de decisiones es extensa y compleja. Allí participan los municipios, los gobiernos provinciales y los especialistas médicos que asesoran a la Nación. En cada una de estas etapas se analiza la viabilidad para poner en marcha alguna actividad específica bajo protocolos sanitarios que no incrementen la curva de contagio.

Sin fecha cierta por el momento, el subsecretario de Deporte, Federico Chiapetta, indicó que será la actividad física individual y en espacios públicos abiertos la que tiene más probabilidades de permitirse cuando culmine este periodo, mientras que el resto deberá esperar.

«Tenemos una propuesta y estamos trabajando desde hace una tiempo para presentársela al gobernador. No se trata de una sola medida, sino de un conjunto que han sido consultadas y consensuadas con intendentes y referentes de distintos sectores«, explicó el funcionario.

Para desarrollar este plan, se ha seguido lo planteado por el comité de infectólogos: «Ellos nos han asesorado en cuanto a distanciamiento social y serán los que darán el último okey. Porque cualquier actividad que se realice en esta flexibilización tiene que tener la garantía de que no va a haber riesgos de contagio. Si no, no tiene ningún sentido«, detalló.

Según Chiapetta, entre todas las alternativas que están bajo análisis se tienen en cuenta los peores escenarios que incluye el incumplimiento de las normas. «No queremos que en el deporte pase eso y por eso estamos tomando todas las variables», precisó.

Tal como se ha planteado en otras actividades, el ejercicio no escapará a un cronograma programado por etapas. «La primera etapa, de aprobarse, es al aire libre e individual. Todavía tenemos que ver cómo y cuándo se lleva adelante. La segunda instancia, la veo muy lejana porque es muy riesgosa y poco aconsejable por los especialistas que es todo lo que tenga que ver con espacios cerrados y aglomeración de personas», advirtió el funcionario.

En este punto se incluiría los gimnasios y natatorios, mientras que los clubes deberán esperar: «Así como no han retornado las clases, no me parece abrir los deportes organizados».

Foto del autor undefined
Andrea Pellicer